miércoles, 9 de noviembre de 2016

Cada vez más jóvenes y adolescentes gallegos maltratan a sus parejas

Los fiscales detectan un aumento de los comportamientos violentos hacia las chicas

«Estamos viendo cada vez más casos de violencia machista en chicos muy jóvenes». Una de las fiscalas que se encarga de este tipo de violencia en Galicia alerta de esta nueva realidad: «Hay un defecto en la educación y creo que también existe una inconsciencia por parte de muchos jóvenes sobre la trascendencia de sus actos. Me asombra cuando un chico coge el móvil de su novia y lo revisa. Seguramente no sabe que está cometiendo un delito».

Es el de descubrimiento y revelación de secretos, artículo 197 del Código Penal, castigado con penas de uno a cuatro años de prisión. «No se puede hurgar en el móvil de otro, pero para los jóvenes es lo más normal del mundo. Y además estamos viendo amenazas y comportamientos violentos hacia las chicas», explica la fiscala, quien resalta otro aspecto muy preocupante. «Muchas veces ellas asumen esos actos como normales. Nos dicen: 'Me mira el móvil y me controla porque le gusto mucho'», asegura.

Esa misma preocupación la tienen en el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género. En una de las conclusiones de su último congreso, celebrado en el Senado, advierte de «la creciente incidencia de la violencia machista entre jóvenes y adolescentes, fundamentalmente motivado por el uso de las nuevas tecnologías». Precisamente el uso de las redes sociales es, a juicio del Observatorio, la mejor forma para llegar a las víctimas más jóvenes y contrarrestar les efectos del machismo entre los adolescentes. La presidenta del Observatorio, y vocal del Consejo General del Poder Judicial, Ángeles Carmona, sostiene que «queda mucho por hacer.

Todo lo necesario hasta que no haya ni una sola mujer asesinada. Ese, por utópico que pueda sonar, debe ser nuestro principal objetivo». De muertes por violencia machista sabe bien Galicia. El año pasado fueron asesinadas ocho mujeres en la comunidad por sus parejas o exparejas. Las víctimas tenían entre 30 y 79 años de edad y murieron acuchilladas, a tiros, a golpes o arrojadas por la ventana. El 2015 fue el peor año y contabilizó la cifra más alta de mujeres muertas. Pero en Galicia la lacra machista ha causado mucho dolor. En lo que va de siglo han fallecido 59 mujeres.

Pero el fenómeno no es nuevo, ni mucho menos. Cada año se presentan alrededor de cinco mil denuncias por violencia machista en Galicia. Fueron 5.210 a lo largo del 2015, y en los juzgados gallegos se incoaron 4.000 delitos por este motivo. Y en el primer semestre de este año 2.427 mujeres fueron víctimas de violencia machista. Los datos de la Fiscalía Superior de Galicia sitúan el maltrato ocasional como la agresión más frecuente, que se produce en un 64 % de los casos.

Los siguientes tipos delictivos contra las mujeres son el maltrato habitual, las amenazas, el quebrantamiento de las medidas cautelares y de protección de la mujer y el impago de las pensiones fijadas. Sucedió ayer mismo en Vigo, donde la Policía Local arrestó a un supuesto maltratador de 37 años por reincidir en el acoso a su pareja. Lo hizo dos días después de ser detenido por quebrantar la orden de alejamiento de su pareja, a la que fue a ver a su lugar de trabajo. El agresor, pareja de hecho. El maltratador tiene este perfil en Galicia. En la mayoría de los casos, el agresor tiene la condición de pareja o ex pareja de hecho de su víctima. Sucede en el 52 % de los casos. El 33 % de los agresores son maridos o exmaridos, y en último lugar, con un índice del 13 %, se encuentran los novios y exnovios.