martes, 25 de octubre de 2016

Violencia machista y denuncias falsas, desmontando el mito

La razón de ser del feminismo es revolucionaria, puesto que en último término persigue transformar el orden patriarcal establecido. Un orden del que se pretende modificar el ámbito del espacio público, con la incorporación de leyes que permitan devolver a las mujeres sus derechos arrebatados, pero también transformar el ámbito de la vida privada reflexionando sobre temas que tienen que ver con la familia, el sexo, el amor, la maternidad y con la idea de mujer que queremos transmitir al mundo: “¡Las mujeres de ahora ya no son como las de antes!”.

Vivimos en una sociedad políticamente organizada en la que una minoría propietaria domina y explota a una mayoría desposeída, pero también en la que la mitad de la población, los hombres, disfrutan de privilegios que niegan a la otra mitad, las mujeres. Contrarrestar este desequilibrio de fuerzas implica la renuncia de ciertos privilegios de una parte en favor de la otra para que la balanza quede equilibrada. Esta amenaza contra la estabilidad del sistema genera siempre, del lado del que tiene que ceder, todo un mecanismo de resistencia para permitir que las cosas permanezcan como estaban: “¡Las cosas como dios manda!”.

Este proceso es histórico, no desvela nada nuevo, pero ayuda a entender que el patriarcado como sistema, razona para su permanencia en el poder, de la misma manera que todos los sistemas de dominación, y por tanto entiende que no basta con la represión y la violencia para acabar con estas pretensiones igualitarias, sino que utiliza la mentira, el menosprecio, el desdoro, la difamación y la calumnia para desprestigiar y desacreditar al feminismo, puesto que es este quien cuestiona su sistema de poder: “¡Las feministas son todas unas histéricas!”.

Nuestro ARGUMENTARIO FEMINISTA pretende afrontar este propósito de cambiar el orden establecido, intentando desmontar las mentiras más frecuentemente usadas para atacar al feminismo, ofreciendo razones fundadas que ayuden a combatir, desde posiciones objetivas, tal despropósito difamatorio. Las “armas letales” que ofrecemos, pues, para esta batalla son: la argumentación y el razonamiento. Comenzamos a disparar:

ARGUMENTARIO FEMINISTA, PARTE I.

LA MAYORÍA DE LAS DENUNCIAS QUE HACEN LAS MUJERES POR VIOLENCIA DE GÉNERO SON FALSAS: FALSO.

Para desmontar esta falacia nos basamos en el estudio de Teresa Peramato Martín, fiscal adscrita a la Fiscalía de Sala contra la Violencia sobre la Mujer, que aparece en su artículo: “Violencia sobre la mujer por razón de género, versus denuncias falsas”, quien al respecto dice:

“En mi opinión, la recurrente utilización del argumento de las denuncias falsas, está infundado y evidencia una resistencia al reconocimiento de la violencia sobre la mujer como una realidad que ha sido constatada desde todas las instituciones nacionales e internacionales”…“las denuncias falsas en el ámbito de la violencia de género existen, al igual que ocurre en otros ámbitos del derecho penal, pero la incidencia es escasa.”

En ese mismo artículo se señala que después de hacer un seguimiento de las denuncias falsas en violencia de género, la Fiscalía de Sala contra la Violencia sobre la Mujer con la colaboración de todos los Fiscales Delegados de las diferentes provincias, en el año 2016, se concluye que LAS DENUNCIAS FALSAS PRESENTADAS POR VIOLENCIA DE GÉNERO EN ESTE PERIODO SON SOLO DEL 0.0015 % DEL TOTAL.

Sin embargo, continua la autora, a pesar de estos datos se insiste en la argumentación infundada de que son muchas las denuncias falsas efectuadas, justificándolas con los siguientes argumentos igualmente falsos:

LAS MUJERES DENUNCIAN EN FALSO PARA BENEFICIARSE DE LA ORDEN DE PROTECCIÓN CON MEDIDAS CIVILES ( custodias, régimen de visitas o adjudicación del domicilio familiar): FALSO

En el año 2014 el 79’27% de las denunciantes NO solicitan la orden de protección.

LAS MUJERES DENUNCIAN EN FALSO PARA BENEFICIARSE DE LAS AYUDAS SOCIALES, ASISTENCIALES, PSICOLÓGICAS, ECONÓMICAS… : FALSO

En el año 2014, sólo el 0’37% de las mujeres que denunciaron recibieron ayuda económica.
El 27’26% se beneficiaron de la Renta activa de Reinserción Laboral (ayudas económicas para personas con necesidades especiales y dificultades para encontrar empleo).

Solo al 2’84% de las mujeres que denunciaron se les adjudicaron ayudas para cambiar de residencia.

El 68’89% no recibió ningún tipo de ayuda de las que se han enumerado.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), en su macroencuesta de 30 de marzo de 2015, señala que “Cuando a las mujeres que sufren o han sufrido malos tratos se les pregunta por el tipo de ayuda que más les gustaría, el 70% de las encuestadas precisan que ayuda psicológica”.

Queda claro por tanto que:

LA MAYORÍA DE LAS DENUNCIAS POR VIOLENCIA MACHISTA HECHA POR MUJERES ¡¡¡NO SON FALSAS!!!

…Y estos son los datos objetivos, veraces y contrastados que ofrecemos para corroborarlo.