miércoles, 1 de junio de 2016

Dinamarca, primer país en desclasificar la transexualidad como enfermedad mental

Dinamarca ha decidido desmarcarse de la OMS y actuará por su cuenta si el organismo no da una respuesta adecuada en torno a la transexualidad.

La Organización Mundial de la Salud considera la transexualidad como una enfermedad mental y la incluye dentro de las categorías de “disforia de género” y “trastornos de la identidad de género”. La medida está actualmente en fase de revisión. El Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DMS-5), considerado la “biblia” entre los especialistas, eliminó en 2012 el concepto de “enfermedad mental” y se espera que la OMS haga lo mismo próximamente.

Pero mientras llega la decisión final, algunos países han decidido actuar por su cuenta. Es el caso de Dinamarca, donde algunos funcionarios y representantes políticos empiezan a perder la paciencia. En declaraciones a la agencia de noticias danesa Ritzau, el representante socialdemócrata Flemming Møller ha afirmado:

«Hemos trabajado mucho para asegurar que las personas transgénero en Dinamarca tengan los mismos derechos. Nuestra paciencia se ha agotado. Calificar a las personas trans como enfermos mentales es muy estigmatizante y de ninguna manera refleja cómo vemos a las personas trans en Dinamarca.

«Debe ser un diagnóstico neutral. Es increíblemente discriminatorio poner a las personas transgénero en una caja con enfermedades mentales y de comportamiento. Y además tiene otras consecuencias. El hecho de que las personas trans sean diagnosticadas como enfermas mentales puede acarrear problemas, por ejemplo a la hora de contratar un seguro».

Por todo ello, el gobierno danés pretende desclasificar la transexualidad como enfermedad mental a principios de 2017. La ministra de salud, Sophie Lohde, ha confirmado a los medios de comunicación que el ejecutivo actuará por su cuenta si la OMS no puede dar una respuesta oportuna a la cuestión. Dinamarca se convertirá de esta manera en el primer país donde las personas transgénero dejarán de ser tratadas como enfermas.

Una larga reivindicación

La rectificación de la OMS respecto a la clasificación de la transexualidad es uno de los caballos de batalla del movimiento LGBTI. Mientras en el terreno legal y asistencial se están produciendo avances significativos, sobre el papel las personas transgénero siguen siendo consideradas enfermas mentales. Numerosas instituciones y colectivos están trabajando en los cinco continentes para exigir a la OMS un cambio de actitud. En 1990 la homosexualidad fue retirada de la lista de enfermedades y ya es hora de que se haga lo mismo con la transexualidad.

Según los especialistas, la clasificación de la OMS es la menos utilizada entre los profesionales a la hora de abordar políticas de salud. Pero, aunque sea más que nada un catálogo administrativo, la OMS mantiene su peso entre la opinión pública y sigue con su labor de catalogar enfermedades. Entre las últimas incorporaciones se encuentran el Transtorno de Acaparamiento (vinculado al síndrome de Diógenes) y el Trastorno de Estado de Ánimo Disruptivo y No Regulado (asociado a los niños con irritabilidad persistente).