lunes, 26 de septiembre de 2016

Se presenta el estudio “La educación afectiva y sexual: un derecho, una prioridad”

En el marco del  Día Internacional por la Despenalización del Aborto, se presentan el 27 de septiembre las conclusiones de la investigación “La educación afectiva y sexual: un derecho, una prioridad”, en la que participa  la Asociación de Planificación Familiar de Cataluña y Baleares (APFCIB).

Las entidades Creación Positiva, CooperAcció y la Asociación de Planificación Familiar de Cataluña y Baleares (APFCIB) han elaborado conjuntamente este estudio sobre la educación afectiva y sexual en Cataluña. El estudio se enmarca dentro del proyecto Derechos Sexuales y Reproductivos en la Agenda Global y en la Agenda de Cataluña, que pretende crear un espacio de capacitación común sobre las agendas internacionales relacionadas con los derechos sexuales y reproductivos (DSIR).

Desde el proyecto se persigue incorporar a nivel local todo lo que surja de la participación en procesos internacionales como la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) y la Comisión sobre Población y Desarrollo (CIPD) de Naciones Unidas para trabajar por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y, al mismo tiempo, sensibilizar y capacitar a la sociedad civil organizada de Cataluña para poder tener una voz en debates internacionales y espacios decisorios multilaterales.

Esta investigación, pionera en Cataluña, examina desde qué modelos se imparte la educación afectiva y sexual partiendo de la base que no está presente en el currículo oficial de una manera concreta y habita en una zona incierta dependiendo principalmente de la voluntad del profesorado. El estudio pretende evidenciar las carencias en la garantía de los DSIR empezando por el vacío formal que hay de esta materia en la educación pública en Cataluña y, consecuentemente, la desigualdad en educación afectiva y sexual que existe en todo el territorio.

A partir del diagnóstico que dibuja el estudio, se concluye con unas propuestas de mejora y recomendaciones que pueden implementarse para enmendar la situación actual. En primer lugar, para que la educación afectiva y sexual sea efectiva y accesible para todas las personas, se propone que conste como materia obligatoria durante toda la educación reglada. En segundo lugar, se sugiere que tenga un enfoque feminista y basado en los derechos sexuales y reproductivos, con objetivo empoderador para las personas, y en último lugar, se plantea apostar por introducirlo en un espacio concreto del currículo en combinación con una progresiva transversalidad.

Se puede consultar y descargar el estudio en blog del proyecto: