martes, 8 de marzo de 2016

Un 20% de casos de sífilis se diagnostican al informar a los compañeros sexuales

Un trabajo demuestra que el «estudio de contactos» permite detectar los nuevos pacientes

Un 20% de casos de sífilis se diagnostican al informar a los compañeros sexuales Dos residentes de Enfermería Familiar y Comunitaria (EIR) del Departamento de Salud Alicante–Sant Joan d'Alacant presentaron un informe en el que apuntan que el estudio de contactos permite diagnosticar un 20% de nuevos casos de esta enfermedad. Vanesa Gas y Laura Martínez, ambas residentes de segundo año en los centros de salud de El Campello y Mutxamel, respectivamente, obtuvieron un galardón por su trabajo titulado «Estudio de contactos de casos de sífilis en dos áreas de salud de Alicante», que fue motivado por el hecho de que, «en la actualidad, los casos de sífilis declarados van en aumento», según explicaron las autoras a través de un comunicado de la Generalitat.

Esta investigación revela que, gracias a la realización del conocido como «estudio de contactos», se diagnosticó al 19% de los casos de sífilis declarados en un período determinado, comprendido entre principios de 2013 y el verano de 2015, «dato que revela la importancia del estudio de contactos para cortar la transmisión de esta enfermedad», señalaron.

El estudio de contactos se encuentra entre las medidas de prevención de las ITS (infecciones de transmisión sexual) y concretamente la sífilis. Se trata de una herramienta que supone la notificación a los compañeros sexuales de un caso diagnosticado, para que sean atendidos y evaluados por un profesional sanitario. «También tiene la finalidad de prevenir, en el entorno del paciente, las conductas de riesgo, así como promover hábitos sexuales saludables. Además, «el estudio de contactos permite conocer las características que les llevan a mantener esas conductas, determinando también qué factores facilitan o no la realización del propio estudio de contactos», indicaron las mismas fuentes.

Así, apuntaron que «dada la importancia de esta herramienta», se marcaron como objetivo principal identificar si ésta se realizó o no en los casos notificados de sífilis en el período estudiado. «De una muestra de 142 pacientes, a un 53% de ellos no se les pudo realizar el estudio de contactos, frente a un 47% de casos en que sí fue posible. Este resultado revela que la ejecución del estudio de contactos es baja, insuficiente para cortar la transmisión de la enfermedad», manifestó Gas.

La diferencia fue estadísticamente relevante entre los pacientes relacionados con la prostitución (que constituyen tan sólo un 1,5% de los pacientes a los que se realizó el estudio de casos) y el resto de pacientes, dada la dificultad de obtener los contactos sexuales.

Perfil

Otros objetivos que se marcaron en este estudio fueron describir las características epidemiológicas y sociodemográficas de los casos notificados. Martínez explicó que «la sífilis predomina en hombres jóvenes, dado que un 87,3% de los pacientes eran hombres y un 12% mujeres, mayoritariamente españoles y con factores de riesgo como parejas múltiples y relaciones sexuales entre hombres». Sobre este último aspecto, un 31% de los pacientes con sífilis eran homosexuales y un 21% heterosexuales.