domingo, 20 de marzo de 2016

Piden en Vitoria un protocolo para atender a víctimas de violencia homófoba

El Ayuntamiento se comprometió a defender a los que sufrieran agresiones, discriminación o violencia por su orientación sexual.

Las asociaciones LGTB de Euskadi aúnan esfuerzos con el fin de avanzar hacia una sociedad más libre y justa en el plano sexual.

Diversas agrupaciones han reclamado hoy al Ayuntamiento de Vitoria la creación "inmediata" de un protocolo para atender a víctimas de la violencia motivada por la orientación sexual.

La Plataforma por los Derechos Sociales de Vitoria, la Asamblea de Mujeres de Álava, Bilgune Feminista, Mugarik Gabe y las asociaciones 7menos20 y Kitzikan han pedido al consistorio que ponga en marcha el protocolo de actuación que anunció en noviembre en una declaración institucional en favor de los derechos de gais, lesbianas y transexuales.

En aquella ocasión el Ayuntamiento se comprometió a desarrollar un protocolo de actuación integral para aquellos que sufrieran agresiones, discriminación o violencia por su orientación sexual o identidad de género.

El consistorio apostó además por formar a la Policía Local y al resto de funcionarios para prevenir, detectar y atender casos de delitos por homofobia y para garantizar la igualdad de trato.

Estos colectivos han informado hoy de que precisamente en noviembre un vecino de 21 años fue expulsado de su casa por su padre por ser homosexual.

Según han explicado, el joven pidió cita en los servicios sociales porque no tenía recursos (fue ayudado primero por un vecino y después por unos familiares) pero hasta ahora no ha logrado "ninguna solución" aunque ha mantenido varios encuentros con una trabajadora social y se ha dirigido a varios departamentos.

Las asociaciones denunciantes han subrayado que se trata de una víctima de homofobia y han asegurado que antes de este incidente era un estudiante "sin ningún problema previo".

Han mostrado además su sospecha "más que fundada" de que no de trata de "un caso aislado" y han advertido de que los jóvenes echados de casa por su orientación sexual "se ven abocados a entrar en el circuito de asistencia social sin encontrar una mínima seguridad que les permita seguir con su vida anterior y terminan entrando en situación de exclusión social".

Para evitarlo reclaman "un cambio integral" en el funcionamiento de los servicios sociales, la puesta en marcha "inmediata" del protocolo de atención a víctimas de la homofobia y que, en este caso concreto, el Ayuntamiento "se implique y se activen de manera inmediata los recursos que le permitan (al joven) llevar una vida digna".