martes, 17 de mayo de 2016

El 14% de las mujeres están infectadas por el Virus del Papiloma Humano

Las infecciones de este tipo han aumentado al comenzar las relaciones sexuales a una edad más temprana y al no usar en muchas ocasiones el preservativo.

Las enfermedades de trasmisión sexual copan cada vez más lugar en la preocupación colectiva. La proliferación de estas patologías se debe a la disminución de la edad en la que comienzan a tenerse relaciones sexuales. Junto a esto se encuentra que cada vez se tienen más parejas y que en muchas ocasiones no se utilizan métodos anticonceptivos de barrera como puede ser el preservativo.

Entre este tipo de enfermedades se encuentra una de las que ha cobrado mayor fuerza en la actualidad: el Virus del Papiloma Humano (VPH).

Tal y como expresa la ginecóloga Irene Vico Zúñiga, este virus es un microorganismo muy frecuente y muy extendido en la población sexualmente activa.

“La infección por el Virus del Papiloma Humano es una enfermedad de transmisión sexual que puede contraerse con relaciones vaginales, orales o anales, asentándose en la mucosa del cuello del útero, la vagina, la vulva, el pene, el ano o la orofaringe”, explica la ginecóloga.

Es una situación que afecta en España a un 14% de las mujeres, tal y como indica Vico. De esta cifra, el 30% tiene menos de 20 años y menos del 10% ostenta una edad superior a los 36 años.

A pesar de que sea una enfermedad que pueda afectar a toda la ciudadanía en general, existen una serie de características que facilitan la aparición del VPH: tener un comienzo temprano de las relaciones sexuales, tener múltiples parejas, no usar preservativo y consumir cotidianamente tabaco. Adherido a estos rasgos se encuentra el padecer alguna enfermedad que disminuya la capacidad del sistema inmune para defenderse de las infecciones, ya que puede favorecer a que el virus permanezca más tiempo y produzca lesiones.

La forma de conocer si se ha contraído el Virus del Papiloma Humano en ocasiones se muestra complicada, ya que la mayoría de veces quien lo contrae no tiene ningún síntoma para identificarlo salvo en el caso en que se produzcan verrugas “Lo más frecuente es que se elimine en un intervalo de hasta 2 o 3 años de forma espontánea, sin ningún tratamiento, no tiene más consecuencias para quien lo ha padecido”, explica al respecto Irene Vico.

Para impedir la infección del VPH, Vico señala como fundamental tener puesta la vacuna contra el virus.”Todas las mujeres deberían tenerla puesta ya que previene la infección por los tipos de VPH que más se relacionan con el desarrollo posterior de un cáncer”, destacado la ginecóloga. Adenás de ello, para disminuir la posibilidad de contraer el virus se debe usar siempre preservativo y tener una pareja estable.

En el caso de ya haberlo contraído, el sistema inmune eliminará el virus de forma autónoma sin necesidad de ningún tratamiento. Pero hay formas de atajar la infección si se hace persistente y provoca lesiones: “Se puede eliminar las lesiones ya sea con calor (electrocoagulación), con frío (criocoagulación) o quitándola quirúrgicamente (conización). En el caso de las verrugas genitales, existen tratamientos locales con productos que ayudan a que se eliminen más rápido, y si no lo hacen, se pueden quitar con una pequeña intervención”, declara Irene Vico.

El Virus del Papiloma Humano viene acompañado en muchas ocasiones de la idea de que puede provocar cáncer de cuello de útero a las mujeres que lo padecen. Para aclarar esta duda, la ginecóloga afirma: “Solo 1 de cada 10.000 pacientes con Virus del Papiloma Humano acabará desarrollando un cáncer de cuello de útero”.

De ese modo, la posibilidad de que produzca este tipo de cáncer se muestra como una situación poco frecuente y cuyo riesgo no se centra en que la paciente esté infectada por un genotipo de alto riesgo. Para que la enfermedad se produzca, la infección debe ser persistente en el tiempo, debe tener factores que lo favorezcan y el paciente no habrá acudido a un médico para atajar el problema y encontrar las respuestas adecuadas.