lunes, 4 de abril de 2016

El 70% de las agresiones homófobas no termina en una denuncia en la Comisaría

Según datos de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales a partir de los datos sobre delitos de odio del Ministerio de Interior. La mayor parte de las víctimas son mujeres, mientras que son más los hombres agresores. De las seis tipologías de delitos de odio reconocidas en el estudio, es en los delitos por orientación sexual e identidad de género donde esta diferencia entre los dos sexos es más pronunciada.

La mayor parte de los delitos de odio que se cometen lo son por orientación sexual, un 40% del total, según el último balance del Ministerio de Interior correspondiente a 2014, con un aumento de las denuncias. No obstante, según recuerda la Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), más del 70% de quienes sufren agresiones homófobas físicas o verbales, o amenazas, no lo denuncia en la Comisaría (entre el 60 y el 90%, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea).

En las últimas agresiones aparece un patrón común. Jóvenes que al regresar a casa tras una noche de fiesta son agredidos al grito de 'maricones'. Según el informe del Gobierno, la mayoría de las víctimas de delitos por su orientación sexual que se denuncian fueron mujeres, en una proporción de cuatro a uno. En cambio la inmensa mayoría de los agresores fueron hombres. De hecho, de las seis tipologías de delitos de odio reconocidas en el estudio, es en los delitos por orientación sexual e identidad de género donde esta diferencia entre los dos sexos es más pronunciada.

Tras los delitos relacionados con la orientación sexual y la identidad de género se sitúan los relacionados con el racismo y la xenofobia (un 37% del total), la discapacidad (15%), las creencias o prácticas religiosas (5%), el antisemitismo (2%) y la aporofobia o rechazo de la pobreza (0,9%). El 65% de los casos fueron esclarecidos, porcentaje que en el caso de los delitos por orientación sexual es algo mayor (el 77%).