miércoles, 8 de febrero de 2017

Los colectivos LGTBI elevan un texto legal al Parlamento para reivindicar un trato equitativo

El País Vasco y la Comunidad de Madrid han empezado a expedir el carné transitorio, que es una documentación administrativa en la que figura una identidad sexual y nombre de pila acorde a las características físicas y psíquicas de sus titular. Es un documento crucial para las personas en proceso de cambio de sexo, pues les permite modificar su identidad en otros niveles, como los ayuntamientos o la tarjeta sanitaria, aunque el DNI siga reflejando la identidad original. La documentación transitoria es una de las reivindicaciones plasmadas en el borrador del proyecto de ley gallega sobre identidad de género, que representantes de varios colectivos LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales) elevaron ayer al Parlamento de Galicia para su tramitación. 
Después de registrar la iniciativa, Sara Romero, perteneciente a la asociación de familias de menores trans Arelas, señaló que espera ahora que los grupos políticos tengan la «altura de miras suficiente» para apoyar el borrador y que las personas que están en fase de cambiar su identidad sexual puedan tener los mismos derechos que el resto. Dos años de tratamiento.

Y es que, para acceder a un DNI que refleje la nueva identidad sexual del titular, el Ministerio del Interior exige como requisito el haberse sometido al menos por un período de dos años a un tratamiento hormonal. Es por ello que solicitan algún tipo de documentación transitoria para disponer de papeles acordes en ese período de tiempo prolongado. El proyecto normativo también plantea que los currículos educativos incluyan la diversidad y la comprensión como formas de avanzar hacia una sociedad más igualitaria, a la vez que plantea medidas para evitar que se produzcan casos de «transfobia» o «lgtbifoia», señaló Sara Romero.

Otros de los aspectos que se reivindican en el texto es la equidad en el acceso a la sanidad, pues los colectivos LGTBI critican que las listas de espera para someterse a la operación de cambio de sexo es de casi «dez anos», en tanto que el servicio presenta muchas deficiencias. Por esa razón el texto se propone también «garantizar» por ley todos los servicios médicos que reclamen las personas transexuales.