viernes, 12 de agosto de 2016

“Los padres son el principal temor de los adolescentes en su primera experiencia sexual”

La investigadora María Teresa Ramiro asegura que los jóvenes no tienen confianza con sus padres para contar los problemas que tienen con las relaciones sexuales.

“Los adolescentes no se sienten vulnerables a las enfermedades de transmisión sexual o al miedo de quedarse embarazada”.

“Los datos actuales sobre la sexualidad son negativos”. Así de contundente e inquietante se expresa María Teresa Ramiro, investigadora en la Universidad de Granada al abordar el tema de la sexualidad en los adolescentes. “Las relaciones interpersonales y de noviazgo nos muestran que algo no va bien, lo cual afecta a esferas como la sexualidad. No quiero decir que las relaciones siempre terminen en violencia de género, pero sí que están cambiando de una manera negativa”, resalta.

A esto hay que añadir que “los adolescentes no se sienten vulnerables a las enfermedades de transmisión sexual o al miedo de quedarse embarazada”. La experta, quien ha participado en un taller de los cursos de verano de la Universidad del País Vasco sobre ‘Adolescentes y padres en conflicto’, ha advertido de que los casos de Virus de la Inmunodeficiencia Humana (SIDA), aunque no sean tan significativos como hace unos años, aumentan poco a poco, además de comenzar a “feminizarse”. En el año 2012 hubo un 39% de infecciones, de las cuales el 47% eran mujeres. Un año después, aparecieron 3.210 casos de VIH. “Actualmente, las relaciones sexuales no protegidas adquieren mayor importancia en la transmisión del VIH”.

Para Ramiro, el problema es que “los padres son el principal temor de los adolescentes. No tienen confianza para contar los problemas que tienen con las relaciones sexuales”. “La adolescencia”, añade, “es una etapa en la que aumenta el interés por el sexo y en la que se dan las primeras relaciones sexuales”. En este sentido, el 33% de los jóvenes menores de 18 años afirman tener experiencias sexuales y la edad de inicio de dichas relaciones se encuentra en torno a los 15 años. “El uso de preservativo ha disminuido, lo que aumenta los riesgos de enfermedades sexuales”.

Formar a los adolescentes sobre los riesgos que tiene mantener relaciones sexuales es una tarea importante de los educadores. “Pero no hay que formar solamente a los adolescentes, la formación de los padres también es primordial”.

María Teresa Ramiro ha desarrollado un programa sobre la prevención de las enfermedades de transmisión sexual en mujeres adolescentes, llamado ‘Divine’. “Este programa está dirigido solamente a mujeres, ya que se ha demostrado que los programas específicos de género funcionan mejor”. El programa consta de cuatro talleres. El primero consiste en “fomentar el compañerismo, el sentimiento de grupo y la autoestima”. En el segundo se busca “hacer una introducción sobre el riesgo de las enfermedades de transmisión sexual y el sida. El tercer encuentro consiste en un “entrenamiento de la comunicación asertiva y habilidades relacionadas con el uso del preservativo”. El programa concluye con el taller que “enseña la distinción entre relaciones sanas e insanas”.